manualidad

En la Luna llena y tres minutos

Cada noche observa la luna y sonríe cuando brilla en la noche clara. "¿Cómo está hoy la luna?" Grande y redonda como una pelota,  parece un gajo de mandarina, falta un buen trozo para que esté llena, no la veo por ninguna parte, no está ... Así está hoy la luna ... Con sus deditos de manos tranquilas mueve la aguja, así, así está la luna. No, así mejor, dice con risa juguetona mientras toca con suavidad su reloj de fases lunares. Calla y, con toda la solemnidad que su corta edad le permite, alza su mirada para hacer una propuesta muy seria: "Cuando la aguja esté en la luna llena y tres minutos, cenamos. Vale?" Crédito de foto: cytcerones

Distribuir contenido